jueves, 15 de febrero de 2007

Chewaka, a peloooo



En un día tan bonito, amoroso, entrañable y esas cosas, el día de San Valentín, me he sentido más osito amoroso que nunca. Y no lo digo por decir. El amor está en el aire...love is in the aiiiirrrr, si, y yo estaba hecha una verdadera osita: no me depilaba las piernas desde el 2006 . Bueeeeeno, vaaaale, en realidad sólo hacía dos meses, y esto en un ser humano normal y corriente a lo mejor no es para tanto (Bego en ti si, lo nuestro es de National Geographic), pero se ve que a mi la fuerza se me va por los pelos, porque me crece por segundos. Ya no era una cuestión estética, es que, coño, ya ni sentía la tela del pantalón contra la pierna. Eso si, cómo abriga en invierno.
1.- Me preparé mentalmente para la operación (Yegua, el dolor no existe, es fruto de tu imaginación…)
2.- Medí el tamaño de los pelos (sí, yo hago esas cosas, ¿qué pasa?). Más de 1 centímetro. No aporto documento gráfico ni del antes ni el durante porque no quiero herir la sensibilidad de nadie, que conste.
3.- Me puse un chándal (para estas cosas hay que estar cómoda porque hay que hacer muchos equilibrismos, es mejor estar en braguitas, pero es que hace frío o_O)
4.- Desempolvé la SILK-EPIL (incluso su nombre es doloroso, pero peor es la cera), pensé en sanear primero con una guadaña o una hoz, pero la ferretería ya estaba cerrada.
5.- Miré mi abrigo natural por última vez…
6.- Solté una lagrimilla para ir entrenando.
Cuando la puse en marcha….uffff me dio un subidón… sonaba como una Black&Decker. Un claro en el abrigo, sí, efectivamente, debajo había piel. Sigo con la operación, uyyyy aissss, 15 minutos después me armo de valor y sigo…
…. Casi una hora después
Pasé a la otra pierna… las comparé y parecían de personas diferentes (mi mitad Jetti daba miedín)
Una hora después, tras desatascar la maquinita varias veces y haber vertido muchas lágrimas, el trabajo, que vaya trabajo, estaba acabado.
Ahora me siento otra, me siento feliz, fina, segura, ligera como una pluma, preparada para cualquier cosa, jojojo..
Ah, eso sí, luego tuve que barrer, y total para que dentro de una semana mi piel vuelva a desaparecer bajo una cortinilla de pelo…
[Querid@s niñ@s no hagáis esto sin la supervisión de un adulto]

4 comentarios:

Lille Leda dijo...

El sonido de lijadora eléctrica que tienen esos aparatos me acojona y mucho >___<


Pero te gano, por una apuesta que perdi estuve desde febrero hasta finales de junio sin poder hacer nada a mis piernas (en serio, daba miedo XD). Eso si, después las tenía blanquitas y suaves como el culito de un bebe

Anónimo dijo...

Cabrona, q yo ya me depilo! Total, pa nadie, pero no quiero q me vuelvan a preguntar si soy jipi cuando voy a la playa nudista y no tengo ni pulseras ni collares ni na de na...
Bego

la yegua dijo...

Leda, pordiossanto, eso es un puñao de meses...debías dar miedito. Coño, qué pena no ver un fenómeno así. ¿Hay fotos de eso?

Bego, churri, si te vieron en el estado en que te vi por última vez (recuerda la cantidad de chistes seguidos que se me ocurrieron...), no me extraña nada que te preguntaran si eras jipi... yo pensé que eras la mismísima Janis Joplin en persona. Pero yo ni de coña me depilaría los sobacos con la silk-epil, no no no, cuánto valor tienes...janimalita de dios

Anónimo dijo...

hey beibi!
q tal si cuentas batallas de lo supone dar clases a crios de secundaria. Seguro q alguna anecdotilla hay.
Besos