miércoles, 20 de junio de 2007

caiditas

Ya sin niños en el insti empezaba a oler las vacaciones; empezaba a sentir la arena de la playa durante las mañanas, las olas, quería hacerme unas excursiones en coche para despedirme de la isla, aiinnnnns, coño coñete, pues estas cositas tendrán que esperar un poco.
Hace ya como 6 o 7 años cuando era joven e inconsciente (vale, sigo siéndolo, lo de inconsciente, digo) me lanzaba a cualquier tipo de aventura de riesgo, sobre todo si había alcohol por medio. No es que ahora no lo haga, porque yo me apunto a todo, pero con la edad me he vuelto un poco más precavida y menos suicida.

Caso (suicida) 1: la yegua, con 6 o 7 añitos, en la azotea (casa terrera) de mi casa con dos de mis primos...
Primo: yo soy capaz de saltar de la azotea...
Prima: o_O
yegua: pues hazlo, venga
Primo: no, es que ahora no quiero
yegua: eso es que no te atreves... mariquita
Primo: lo hice ayer, es que ahora no quiero
Prima: o_O
Yegua: ya ya, pues yo si lo hago, ¿qué te apuestas?
Prima: dos duro
En aquel entonces dos duros eran una fortuna así que me tiré. Caí de pie, no me hice ni un rasguño porque en aquel entonces yo debía ser de goma, pero apuesto lo que sea que por eso soy tan bajita. Me moló la experiencia y después de eso durante mi infancia no perdía la ocasión de lanzarme al vacío desde cualquier muro superior a 3 metros.
Resultado: gané dos duros y el respeto de mis primos, no sufrí ningún daño y descubrí un nuevo deporte/juego/suicida.

Caso (suicida) 2: la yegua con 13 años haciendo surf en una playa rocosa, muy rocosa... con otros de mis primos
Primo: vamos a salir ya que la marea está muy revuelta...
Yegua flipada: no no, yo me quedo
Diez minutos después mi primo ve desde la orilla como una ola enorme me levanta la tabla por detrás y me cae encima. Resultado: dientes astillados, rasguños y moretones por todas partes, y tener que aguantar a mis primos descojonándose de mi.

Caso (suicida) 3: La yegua hace 6 o 7 años...
Participo en el "arraste de las tablas de Icod" en Tenerife. Para los que no lo sepan se trata de una tradición festiva derivada de cuando los aserradores lanzaban los árboles talados por las cuestas para no cargarlos (para más información busquen en San Google). Pues la cosa es que la peña se lanza sobre unas pequeñas tablas de madera por unas cuestas de asfalto de considerable inclinación alcanzando gran velocidad y con la única protección de unos guantes y una pila de neumáticos al final del recorrido para amortiguar el golpe, o más bien el jostión, si no consigues frenar antes.
Tras beber más de la cuenta y eso, me atreví a lanzarme con otro chico. Entre el subidón y los rones de más, entré en el bucle de subir la cuesta y tirarme, subir y tirarme, hasta que en una de estas literalmente nos comimos todos y cada uno de los neumáticos, Luego nos dieron un ameno paseo en ambulancia.
Resultado: tres deditos descolocados, un chichón del tamaño de una nuez y la admiración de todos mis amigos.

Caso 4: la yegua, el sábado fregando el suelo en casa...
Me resbalo, caigo de espalda.
Resultado: contractura muscular en el brazo y el hombro derecho, y un esguince cervical. Con collarín y baja laboral durante doce días. Manda güevos.

Ahora no sé qué collarín ponerme el viernes para la cena de despedida de curso con los demás profes. Aconséjenme. Pienso llevar una camisa negra.


Personalmente prefiero el de la izquierda.















Conclusión de todo esto:
Queridos niños y niñas, nunca, nunca fregueis los suelos de casa con cholas de playa, antes que eso, saltad todos los muros que pilleis superiores a tres metros, meteos en el mar aunque haya olas y piedras muy grandes, tiraos por cuestas de 30 grados de inclinación sobre una tabla y sin casco, porque cualquiera de estas cosas te harán menos pupa que fregar el suelo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

si es q ser ama de casa tiene sus riesgos....

Anónimo dijo...

y la gente no lo reconoce....

Lille Leda dijo...

Te recomiendo el de la izquierda, es más de sport y te quedará mejor con la camisa...un beso y mejorate :*****



(por cierto, ha sido buenisimo xD)

Anónimo dijo...

El de la izquierda tron.
Si te sirve de consuelo me caí de la bici hace un rato. No tengo esguinces pero parece q me pasó un camión por encima, los chorros de sangre por la pata pa bajo eran un poco escandalosos. Pero nada, una duchita y al médico a ponerme la antitetánica, q nunca recuerdo cuando fué la última vez q me la puse.
Firmaré como anónima para no registrarme, pero ya imaginarás quien es la q se cae de la bici.
Besos y q te mejores